juanas
juanas  
  JAULA
  Bacon y yo
  Giro (Composición)
  PONT DES ARTS (retrato)
  Verde Veronés
  Ferraris (Retrato)
  Flamencos (óleo)
  Exposición Baza 2015
  LA ESPERA (óleo)
  EL DESCANSO (óleo)
  Reflejo ( óleo)
  PECES SOLUBLES
  FORJA
  Postales 2015
  LIBRO INTERVENIDO
  POSTAL 2013
  CARRERA DEL DARRO (dibujo)
  AUTORRETRATO (tríptico)
  LIBROS DE ARTISTA
  PILAR DE ALMERÍA EN GRANADA
  LIBRO DE VISITANTES
  C. COLLAGRAPH Y MIXOGRAB. 2010
  HOME
  Algunas de mis obras
  Contacto
  abanicos
  Contador de visitas
  esculturas
  Custom ropa
  Ceramica
  Fotografia intervenida
  Broches de porcel. rusa
  TAPICES
  FIN DE LA ESCUELA
  Grabados
  Foro arte
  GRANADA vs PORTSMOUTH
  => Azul ultramar
  => Primer proyecto
  => Fireballs
  => Ciudades GRANADA-PORTSMOUTH
  => Abstracción geomértrica
  => Grís plata
Primer proyecto


 

                                              EL CÁLAMO Y LA MANCHA

 

 

        Las caligrafías orientales tienen un fundamento ideográfico, sin embargo, la escritura árabe tiene sencillas formas básicas, pero es irregular en las proporciones, porque pequeñas formas redondas se encuen­tran junto a largos y finos trazos verticales, y los arcos redondos resaltan hacia abajo. En una línea de escritura existe siempre un desequili­brio entre una parte superior demasiado vacía y una parte inferior llena de muchas formas pequeñas.

        Desde sus orígenes, los calígrafos se esforzaban por crear una armonía; por ejemplo, ampliaron los extremos superiores de las letras en forma de hojas, o llevaron los extremos infe­riores en elegantes arcos hacia arriba y los hacían "florecer" en formas vegetales, o dejaban que las propias letras se retorcieran, doblaran y entrelazaran, esto le da una plasticidad única al conjunto, además de una variedad ilimitada.

       De esta manera surgió la escritura cúfica "floreciente" o "adornada'; en la que la escritura apenas resaltaba ante un fondo de motivos florales y de hojas. Los extremos de las letras fueron incluso ampliados formando cabezas humanas o de animales, Añádase a ello, además, la nutrida puntuación de la mayoría de las letras árabes y los caracteres auxiliares de esta escritura, los cuales, siendo optativos, permiten adornar la composición a gusto del artista, pero esto nunca sucedió en los ejemplares del Corán, sino en inscripciones de edificios o en vasijas, especialmente en las de metal.

      La armonía, y la paz que se desprenden de las caligrafías árabes o islámicas, son introducidas por el artista a la hora de darle el movimiento al cálamo, que es lo esencial en su escritura, al contrario que en las orientales, donde prima más el paisaje y el pincel, a los que se les da el principal protagonismo.

       Uno de los motivos que más admiración causan en la preciosista ornamentación de la Alhambra de Granada es la caligrafía árabe que, en distintos estilos adorna estucos, madera y azulejos. Su más célebre enunciado es: “No hay más vencedor que Allah”, el emblema nazarí por excelencia, escrito en letra cursiva. Pero, además de ello y de las abundantes citas coránicas, destaca la poesía que traza un hilo conductor que se puede perseguir por zócalos, fuentes y jambas.

     Las paredes de la Alhambra vuelven a hablarnos en la bella lengua de la literatura nazarí de aquella época, pues sus muros están llenos de decoración caligráfica  Los poemas realizados por tres poetas de la Corte de Granada, Ibn al-Yayyab (1274-1349), Ibn al-Jatib (1313-1375) e Ibn Zamrak (1333-1393), que fueron secretarios de la cancillería real y primeros ministros. De entre ellos Ibn Zamrak es considerado como el más brillante de los poetas

       No podía comenzar de otro modo el prólogo de este libro, de este conjunto de obras que hablando de la fuerza de atracción que produce en mí este monumento tan emblemático, pero desde el punto de vista de la escritura.

       Las posibilidades que se han abierto en este proyecto colaborativo son innumerables, no sabemos hasta donde vamos a llegar, puesto que aún están abocetándose las primeras formas, aunque ya precisas muy huidizas en estos momento, estamos tanteando las posibilidades de acercamiento, unión y posterior comunión de dos formas de crear, entender y plasmar  una misma cosa.         

      Este trabajo realizado por dos personas que sólo han tenido contacto a través de sus charlas en Internet, (nos hemos conocido viendo nuestros respectivos trabajos, siendo los dos artistas plásticos, Arturo ya es un reconocido creativo y yo Juan, aún sigo estudiando en la Escuela de Arte) parte de una idea única, comenzar creando un objeto plástico y su mensaje, en este primer caso ha sido la primera página de un libro de artista, en la que el gibraltareño Arturo ha creado una fantasía a color, en maravilloso papel artesano del Himalaya, la cual ha doblado y cortado, me lo ha enviado para que pudiera olerlo, tocarlo y sentir sus latidos, en definitiva conocer su vida interior y así hacer llegar el mensaje que contiene al mundo a través de un relato, de una historia.

     En esta primera fase ha sido muy difícil lograr un equilibrio entre forma y fondo, entre los dos necesitábamos seguir un camino construido sin que se notara el cambio de mano ni de mente, era preciso continuar la obra construida sin dañarla, sin herirla, sin tan siquiera embellecerla ( en el caso que fuera capaz de lograrlo) es más, apenas quería tocarla, sólo quería y necesitaba seguir llevándola por la senda ya creada y así lograr una simetría, pues él tendrá que volver a continuar la línea de trabajo desde el punto de vista que yo le he indicado en mi diálogo visual y artístico y así lograr armonizar el conjunto.

     Yo conocía la primera pieza, la había visto en fotografía, sabía que se trataba de una abstracción y fusión de la dualidad Juan y Granada, había logrado ensamblar algo con  tinta y papel, usando como elemento homogeneizador sólo algunos colores, pero sobre todo lo había conseguido usando una cuchilla, pues después de unir, pegar y trasportar todos los elementos, los volvió a descomponer para construir un nuevo volumen. Al darle esta nueva dimensión de origami cambiante, me llevaba de la mano para que pudiera  construir la parte del trabajo que me correspondia, y que era la de poner nombre y forma al conjunto, me había llevado a escribir sobre la “libélula” que revoloteaba sobre mi cabeza después de haber estado atrapada en su cápsula, después de haber sido una ninfa, después de haber llegado desde tierras lejanas.

    Esta “libélula”, se ha liberado, ha comenzado una nueva vida, pero ya como un ser distinto, pues Arturo la convertirá en un ser peculiar, sutil y… Esperemos que poco a poco desvele la verdad de este odonato que guarda celosamente en su estudio de Waterlooville.

     Me siento feliz de este comienzo, de poder interactuar con este artista en una obra que pretende tener contenidos entrelazados, unir forma y fondo, letra y color gracias a las ilustraciones de mi colega y el verbo que yo pondré en cada una de ellas. El cálamo nuevamente intentará hacer florecer las letras, para unificar toda la obra, que acaba de comenzar y a  la que no le hemos puesto fin, la dejaremos que crezca y se reproduzca cuanto quiera. Es un desafío que amo desde sus orígenes y al que pondré todas mis energías e ilusión.



                                                             LIBÉLULAS

 

                  Es un prodigio de la biología. Puede volar hacia delante o hacia atrás. Arriba y abajo. Detenerse o girar 180 grados en pleno vuelo. Y alcanzar hasta 200 Km. /hora. La libélula, uno de los insectos más antiguos que sobrevuela España, es un animal con una vida compleja e intensa.

     De los huevos de la libélula hembra  salen las ninfas, de apenas un milímetro, que viven en el agua entre tres y cinco años. Durante ese tiempo se alimentan de insectos, a los que devoran con sus poderosas mandíbulas, y realizan hasta 15 mudas para convertirse en larvas. Llegado el momento, éstas dejan el agua, suben a una planta y dejan su sitio a un insecto diferente, de largo abdomen, enormes alas y ojos y con una frágil apariencia. Tras unos dubitativos primeros vuelos, la libélula empieza a comer para fortalecerse y reproducirse en los pocos meses que le quedan de vida hasta que llegue el frío. Y otra vez, vuelta a empezar.

    Hasta ahí todo parece normal, pero y si os cuento que yo tengo una ninfa de libélula, probablemente no os parecería extraño, pero si además os digo que he abierto su coraza, su protección y suavemente he ido desplegando las alas de este ser maravilloso, ¿que me diríais de eso? Ha sido maravillosa la experiencia, delicadamente he visto como se  inundaba de liquida sangre sus alitas, se han desdoblado, estirado, parecían bailarinas deslizándose suavemente por un escenario huyendo de las garras del fauno interpretando a Claude Debussy. Ni el propio Mallarme lo habría hecho mas bello.

     Desperezada la ninfa y ya convertida en libélula con un maravilloso plumaje multicolor, se me  muestra alegre, fresca, pero con un trasfondo serio, de calma tensa, que me induce a pensar que el momento de comenzar su nueva vida esta a punto de nacer ante mí. Ese ser maravilloso, multicolor irisado, flexible como el bambú y rápido como el viento que lo mece, es la obra que estoy ilustrando con mi palabra, con mi verbo, es el relato que ha escrito mi amigo Arturo Casciaro con letras de colores y pintado con pinceles embadurnados en melancolía.

     Este papel verjurado, trabajado a mano muy artesano, forma parte de un gran volumen que intensamente está desarrollando este artista Gibraltareño para que compartamos un viaje sin retorno a la ilusión de crear y recrear la vida secuenciada de una historia urdida desde dos lugares diferentes, desde dos personas diferentes y desde un mismo punto de vista, el placer de crear.

   Solo siento que en este relato que acabáis de leer no podáis apreciar las texturas, los cortes y los dobleces de la obra que hacen que esta maravillosa ninfa me haya llevado a crear esta historia, pues cuando tuve que deshacer toda esta escultura, este origami, me llevó a esa charca donde vive mi pequeño majestuoso y epiprocta. Que nos llevará a recorrer maravillosos confines de la mano de su creador, de Arturo.

 

 

                                        Juan Antonio Sánchez Hernández (juanas) 27 de junio de 2012




 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                ODÍN  ENTRE  GRANADA  Y  PORTSMOUTH

 

           La valquiria (título original en alemán, Die Walküre, WWV 86B) es una ópera en tres actos con música y libreto en alemán de Richard Wagner, la segunda de las cuatro óperas que componen el ciclo de El anillo del nibelungo (Der Ring des Nibelungen), y la que se representa más asiduamente, incluso separada del ciclo completo. El fragmento más conocido de esta ópera es la «Cabalgata de las valquirias», introducción al tercero y último acto describiendo a las guerreras semidiosas. Se estrenó en Múnich el 26 de junio de 1870.

 

   Así nos describe la Wikipedia esta maravillosa obra que escucho mientras estoy escribiendo, mientras estoy soñando y casi abducido por la potencia inspiradora y las renovadas fuerzas que me da Wagner en momentos de fuerte carácter representativo en la obra que en ese momento esté realizando.

 

    Wagner se inspiró en la mitología nórdica al escribir esta obra, y yo me voy directamente a Odín,  que como dios de la guerra, se encargaba de enviar a sus hijas, las valquirias, a recoger a los guerreros heroicos muertos en batalla, los einherjer, que se sientan a su lado en el Valhalla donde preside los banquetes. En el final de los tiempos Odín guiará a los dioses y a los hombres contra las fuerzas del caos en la batalla del fin del mundo, el Ragnarök. En esta batalla el dios será muerto y devorado por el feroz lobo Fenrir, el cual será inmediatamente muerto por Vidar, quien le desgarrará las fauces y colocará un pie en la garganta.

 

      La furia espiritual que caracteriza a Odín no sólo se manifiesta en la batalla sino que también se ve reflejada en las composiciones literarias. Es por este motivo por lo que Odín también es considerado el dios de los poetas.

 

     Se dice que siempre habla en verso y que fue él quien inició el arte de la poesía en Europa del Norte. La poesía es considerada un poder sobrenatural cercano a la magia, ya que la calidad del poeta que improvisaba estaba reflejada en su capacidad de predicción, lo cual no era lejano a la labor que realizaba un mago.


    Odín conoce el secreto de las runas. Éstas son la lengua de los poetas y los caracteres tallados en madera, piedra, las hojas de las espadas, los vasos de los caballos y son el origen de todo conocimiento y de cada fuerza. Odín obtiene estos conocimientos convirtiéndose en el primer Erilaz, o "sabio de las runas".

 

       De hecho, para aprender el arte de las runas y de la adivinación, se colgó de un árbol (probablemente Yggdrasil) atravesado por su lanza durante nueve días y nueve noches, en un sacrificio que se ofreció a sí mismo. Según Hávamál, 138, en la sección conocida como Rúnatal:

 

 

 

Sé que cuelgo del árbol a merced del viento,

Con raíces desconocidas para los humanos.

Durante nueve largas noches me he mecido.

Me ofrezco a mi mismo, herido por mi mano.

 

Nadie me dio de comer, ni cuerno para beber.

Pude llegar a ver lo más profundo,

Cuando contemplé las runas del poder,

Gritando las cogí y caí, por fin, en este mundo.

 

Nueve poderosos hechizos aprendí

Del hijo de la Bestia, que Boltor se llamaba

Y la preciosa hidromiel bebí,

En el recipiente donde Odrerir la guardaba.

 

 

Por ello adquirí el saber oculto y bienestar

Aumentando de este modo mi sabiduría.

Palabra a palabra, otra palabra podía formar

Y cada obra a otra obra me conducía.

 

En las varas podrás encontrar las runas,

Poderosas varas por los sabios utilizadas.

El gigante Bolthorn dio color a algunas,

Y con grandeza por Odín fueron grabadas.

 

¿Sabes grabarlas, las sabes interpretar,

sabes colorearlas, sabes experimentarlas,

sabes preguntar, saber sacrificar,

sabes enviarlas, sabes pronunciarlas?

 

Mejor no pedir que endeudarse en exceso.

El regalo debe ser con regalo compensado.

Preferible deseo no enviado que malgastado.

Así es antes de que el universo fuera creado.

 

 


        Las Runas son los caracteres del más antiguo alfabeto conocido entre las tribus nómadas de Escandinavia y el Norte de Europa. Han sido encontradas talladas en rocas y pequeñas fichas de madera o piedra, en muchos sitios. Además de su uso como lengua escrita, sus caracteres individuales fueron usados para adivinación, ritos y hechizos.

       Las Runas más antiguas encontradas tienen más de 2.200 años de antigüedad. Son conocidas como el Futhark Antiguo y al formar parte de la cultura étnica de los pueblos del Norte de Europa, son también conocidas como Futhark Común Germánico. La evidencia sugiere que las runas existieron de alguna manera desde mucho tiempo atrás, puesto que encarnan los valores de toda una cultura y las raíces de esa cultura se pierden en la noche de los tiempos.

    A pesar de haberse encontrados varios miles de artefactos rúnicos a lo largo de Europa del Norte, muy pocas personas las usan hoy en día como herramienta de escritura, excepto para algunas inscripciones con algún significado especial.

    Después de esta breve explicación, introducida para que se pueda entender el milagro de la fusión entre música, mancha y poesía, o al menos así pretendo hacerlo yo. Paso a desgranar de una forma lírica una parte de una fantasía, de un sueño. Nos encontramos en otro lugar, este un nuevo fragmento de la obra que voy a completar desde mi nube, aunque sentado frente al ordenador, mientras abro de nuevo la cajita, el cofre del tesoro para dejar volar la música que encierra en su interior y que pueda llegar a vuestros oídos, que podáis paladear el sabor de la fresca hierba de lo países nórdicos y así poder embriagaros con la hidromiel, para que sintamos la fuerza de la pincelada de Arturo Casciaro.

     Abierta la puerta del más allá ya sólo nos queda sentir el fluido que emana de su interior, una luz cegadora nos dice que está cargada de una gran energía y que debemos de tratarla con mimo y pasión. El brillo sobrenatural procedía de una Runa, es por eso que yo asombrado pensaba que una vez más todo estaba conectado, nada era casual, la sucesión de acontecimientos no había hecho mas que comenzar, estaba ya todo escrito, yo sólo me limitaba como siempre a transcribir en un lenguaje mas mundano y coloquial todo lo que estaba percibiendo.

     Esta Runa no pude descifrarla, anduve buscándola, pero me fue imposible conocer su significado, hasta que finalmente encontré esto:” Las runas pueden utilizarse en sanación y meditación, en magia y adivinación. Toda una vida puede llevar el aprender sobre ellas y a utilizarlas, y aún así su aprendizaje nunca termina” Todo encajaba, posiblemente nunca sabría con exactitud el significado de ese signo “igual” que cerraba el manuscrito, el sello que yo debía romper para penetrar en las aguas en las que me tendría que sumergir para comprender las cosas que allí había y de lo que ya formaba parte.

 

   Después de desperezar unos enormes sargazos pardos que enrollados y emboscados me atenazaron y que por un momento parecía que fueran a asfixiarme, pude penetrar en  el océano de la obra. Ondulados reflejos luminosos hirieron mis pupilas, necesitaba acostumbrarme a esa intensidad de luz tan inusitada en la obra de mi amigo, en ese mar de algas zaínas, para así poder nadar plácidamente entre sus someras aguas y dejarme llevar por el canto de las Valquirias hasta el fondo del fluido, necesitaba estar de pie para poder disfrutar desde otro punto de vista aquello que se abría ante mis ojos.

     Estaba todo decorado, todo funcionaba perfectamente, todavía se notaban las ultimas costuras del ensamblaje final, reconocía alguna de las estancias aunque estaban algo cambiadas, había clavos sueltos, algunos esparcidos por el suelo, pero funcionaba bien, (posiblemente no era casual  el lugar donde se encontraban). Al acercarme a una de las paredes construidas en el lecho marino pude comprobar que los hilvanes estaban hechos con juntas de espiga, ¿que carpintero había logrado este minucioso trabajo? Pensé.

    Volvía a tocar a percibir cosas conocidas, pero todo parecía distinto, no sé si era por la luz o por el entorno, pero no llegaba a reconocer exactamente lo que se abría ante mis asombrados ojos, reconocí vagamente un suelo manchado con algunas letras que algún grafitero había colocado allí, letras sueltas de color negro, todavía olía a pintura en algunas estancias, pero no me chocaba que pudiera sentir esas sensaciones a esa profundidad, pues todo parecía tan irreal que me dejaba llevar como mecido por las corrientes submarinas, estaba absorto por el maravilloso colorido al que estaba expuesto, me sentía feliz, aún sonaba Wagner, de hecho me vino a la memoria una película al ver una habitación nueva un lugar diferente, estaba amarrado fuertemente al resto, posicionado a la izquierda del conjunto, como rememorando tiempos pasados; sí, pensé, aquello era el escenario de la película “ Apocalypse now”. Estaba todo el rompecabezas casi completo, el aire ya no era húmedo, estabamos en julio, en plena canícula. Aquello era un campo de batalla me vino a la memoria un acontecimiento en el que quizá se inspiró Francis Ford Coppola y que os relato:

       Se dice que la Cabalgata de las valquirias fue retransmitida por las radios de onda corta de un grupo de tanques antes de lanzar un ataque en la Segunda Guerra Mundial. El escenario se describe en el libro “El soldado olvidado”, escrito a finales de la década de 1940, que pretende ser una versión personal del autor, Guy Sajer, y su experiencia como soldado alemán de la División Großdeutschland. Describe que estaba cerca de los tanques en la Batalla de Memel (ahora Klaipėda) donde fue recogido junto a una desorganizada tropa para intentar romper la posición de asedio y cuenta en su libro que fue «un acompañamiento apropiado para el sacrificio supremo».

 

       Descrita mi visión, mi ensación personal, es fácil saber qué había en ese espacio el cual intento plasmar desde el comienzo de la primera página, es una hoja blanca, muy blanca insertada a la izquierda del conjunto, muy separada en forma y fondo. Antes de llegar a ella hay que atravesar una empalizada rodeada de alambres de espino fuertemente amarrado a estacas. Nos pone un freno antes de llegar al final de la obra, quiere que sintamos el poder de la música, la magia del instante antes de culminarla, ha puesto puertas al campo, y que al estar situado en la siniestra nos lleva al pasado, un pasado el cual no queremos recordar, nos resistimos a creer que existió alguna vez..

       En él hay un bosque húmedo, muy frondoso, pero controlado y vigilado desde la lejanía por miras telescópicas de hombres que están agazapados y con sus armas cargadas, estos están protegidos por sus chalecos antibalas y enormes escudos antimisiles estratégicamente desplegados por toda la geografía. Estos soldados que aprovechando la invisibilidad que les proporciona su traje mimético y la cobertura aérea, nos esquilman, nos roban para finalmente aniquilarnos como si fuéramos animales salvajes.

    Los líderes y los poderes fácticos desde sus atalayas nos vigilan, nos controlan y nos tienen constantemente en sus puntos de mira para así poder dirigir acciones concertadas y pactadas de antemano, cosa que hábilmente ha representado mi amigo Arturo Casciaro para que yo pudiera contároslo a todos.

   

 






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:

http://1960juanas.blogspot.com.es/  
  http://1960juanas.blogspot.com.es/

http://grabadojuanas.artelista.com/
http://librodeartista.ning.com/profile/JUANANTONIOSANCHEZHERNADEZ
 
Publicidad  
   
Hoy habia 17864 visitantes¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=