juanas
juanas  
  JAULA
  Bacon y yo
  Giro (Composición)
  PONT DES ARTS (retrato)
  Verde Veronés
  Ferraris (Retrato)
  Flamencos (óleo)
  Exposición Baza 2015
  LA ESPERA (óleo)
  EL DESCANSO (óleo)
  Reflejo ( óleo)
  PECES SOLUBLES
  FORJA
  Postales 2015
  LIBRO INTERVENIDO
  POSTAL 2013
  CARRERA DEL DARRO (dibujo)
  AUTORRETRATO (tríptico)
  LIBROS DE ARTISTA
  PILAR DE ALMERÍA EN GRANADA
  LIBRO DE VISITANTES
  C. COLLAGRAPH Y MIXOGRAB. 2010
  HOME
  Algunas de mis obras
  Contacto
  abanicos
  Contador de visitas
  esculturas
  Custom ropa
  Ceramica
  Fotografia intervenida
  Broches de porcel. rusa
  TAPICES
  FIN DE LA ESCUELA
  Grabados
  Foro arte
  GRANADA vs PORTSMOUTH
  => Azul ultramar
  => Primer proyecto
  => Fireballs
  => Ciudades GRANADA-PORTSMOUTH
  => Abstracción geomértrica
  => Grís plata
Azul ultramar

 Segundo proyecto con Arturo . Concepto  "azul ultramar"
 Libro creado por Juan

 

Texto de Arturo Casciaro para mi libro "Ultramar":


  "Ultramar: me encanta. simple pero con varios niveles de intensidad."
















  Azul ultramar de Arturo Casciaro para mi, al cual debo de poner texto.




    

  Texto completo sobre la obra:

                                                  AZUL    ULTRAMAR

 

       Un color que desde inicios de la Edad Media apela a la imaginación, es el azul ultramar. Este intenso azul de una excelente resistencia a la luz es el concepto a trabajar en un nuevo proyecto pensado para la creación de dos libros de artista, uno proyectado y realizado en Portsmouth y el otro en Granada.

     Inicialmente, el azul ultramar se extraía de la piedra semipreciosa lapislázuli, traducción literal de ‘piedra’ (latín) y ‘azul’ (persa). Un proceso altamente laborioso y costoso, por el cual las piedras se muelen y se limpian de todas la impurezas manualmente. La mejor calidad de lapislázuli se extrae desde hace mucho tiempo de Afganistán, donde el azul ultramar ya en el siglo VI y VII se aplicaba, entre otras cosas, en murales.
   A principios del siglo XIII se desarrolló un método para extraer de forma más pura el pigmento de la piedra. Como consecuencia, los beneficios por piedra disminuyen considerablemente, por lo que el precio sube a valores desconocidos, incluso superando al del oro puro.

     Los pintores, sin embargo, están tan impresionados por la intensidad del color y su solidez que la demanda aumenta. También en la Europa occidental, donde el lapislázuli desde el siglo XIV, llega de ultramar en, cada vez, mayores cantidades. De ahí procede el nombre  Ultramar, derivado del latín ‘ultra marum’, o sea ‘ultra mar’. Por su alto precio, el pigmento no formaba normalmente parte de la paleta de los pintores. Aún más, es conocido que los grandes maestros de la escuela holandesa incluían los costes por el uso de Ultramar en el precio a pagar por el cliente.

      El mapa estructural es el nombre que designa Rudolf Arnheim a la estructura inducida del cuadrado o rectángulo de encierro, o lo que es el campo sobre el cual se desarrollarán las diversas fuerzas del cuadro. En él se establece con precisión la energía que intrínsecamente existe en una superficie homogénea. Así, inductivamente se demarcan las diagonales y los ejes del cuadro plano y el centro, punto de cruce de tales ejes y diagonales resulta ser la zona de mayor atracción y fuerza, de tal manera que toda forma colocada sobre él permanece en relativa estática y toda forma colocada cerca de él resulta ser atraída por tal centro como por una fuerza magnética.

      Partiendo desde esto punto de vista tan teórico comienzo mi estudio de la obra que tengo en mis manos, con la dificultad añadida de no conocer la posición en que debo de desplegarla (no hay firma ni marcas), porque aún siendo el soporte plano, es decir en dos dimensiones, tiene unos cortes que hace que podamos interactuar con él de tal forma que se pueden crear estructuras diferentes a modo de escultura, de esta forma podemos jugar intensamente con la luz que refleja la superficie rugosa del papel y que se dispersa por todo mi estudio..

    Juego con la estructura, la huelo, los aceites volátiles aún emiten un fuerte aroma a miasma, a pescado, a largos viajes desde Asia, donde recogieron la piedra de la que consiguieron extraer esos intensos azules que ahora yo adoro como si de un tótem se tratase.

      Azules de noches estrelladas, llenas de luceros centelleantes, de lunas cubiertas por miles de  vaporosos velos de maravilloso organdí. La bóveda cuadrada que observaba desde mi terraza estaba circunvalada por una retícula dorada sobre líneas negras, dando profundidad y pureza al conjunto, provocando un maravilloso equilibrio.

     El número impar forma parte de la mayoría de lo módulos construidos. Esto me hace pensar, pero sólo eso, pues no encuentro una relación formal con el conjunto, con lo cual me alejo de esa posición para buscar la punta de la madeja de este particular ovillo.

      Pasada una noche por mí y mi discurso, comienza a abrirse, a vislumbrar algo de luz en la obra, en el mensaje que tenía que descifrar. Debía de recordar, de intentar ver todo desde un conjunto, no romper la mágica unión entre forma y fondo. Nuevamente “la Gestalt” llamaba a mi puerta. Paso a recordarla someramente, pues hace muchos años que la estudié…

    El término Gestalt proviene del alemán y fue introducido por primera vez por Christian Von Ehrenfels. No tiene una traducción única, aunque se entiende generalmente como 'forma'; sin embargo, también podría traducirse como 'figura', 'configuración', 'estructura' o 'creación'.

      La mente configura, a través de ciertas leyes, los elementos que llegan a ella a través de los canales sensoriales (percepción) o de la memoria (pensamiento, inteligencia y resolución de problemas). En nuestra experiencia del medio ambiente, esta configuración tiene un carácter primario por sobre los elementos que la conforman, y la suma de estos últimos por sí solos no podría llevarnos, por tanto, a la comprensión del funcionamiento mental. Este planteamiento se ilustra con el axioma: “El todo es más que la suma de sus parte”, con el cual se ha identificado con mayor frecuencia a esta escuela psicológica.

    Ya amaneciendo en Granada y en mi mente, casi se ha perdido el azul intenso de las primeras luces, y el mío comienza a verse, ya a estas horas distingo los colores, y por ello me viene a la memoria un pasaje del Corán, pues en estos días estamos en el Ramadán: “Comed y bebed hasta que podáis distinguir el hilo blanco del hilo negro en el amanecer”. Realmente se mezclaban los cobaltos, los índigos, los zarcos y los garzos para formar una bella sinfonía.

    En una ocasión me preguntó Arturo en una de las múltiples misivas (electrónicas, por supuesto) que tenemos, Poeta, ¿Cómo es el fractal de un suspiro? Poeta es la forma a la que le gusta referirse sobre mi persona. ¡Esta es la clave, eureka!, ya tengo la llave. Sabía que me dejaba algo y tenía que encontrarlo, eso con lo que poder empezar a resolver el siguiente enigma. En aquella ocasión no lo sabía, empezábamos a trabajar juntos en este proyecto y dejó caer sin que yo lo supiera el camino a resolver, la idea que iba a desarrollar en su siguiente misión. El mismo me comentó en otra epístola.”El suspiro era mi primera inspiración en la primera página- el último suspiro del moro. Tu creaste libélulas de los suspiros...y así vamos de tramo a tramo”.

    Ahora tenía un punto de partida, la otra mirada, pero además ya él me había dilucidado algunos detalles de su obra. Tenía por una parte la confesión: “Ultramarino siempre me recuerda a Joan Miró”, y por otra algo que no podía descifrar ni apenas comentar, aunque lo había intentado por todos los medios a mi alcance, pero me resultaba imposible comprender la intensidad de la obra...

      Esta mañana me he encontrado esto en mi ordenador:      

 

     Poeta

 

    Gracias por dejarme saber que el libro ha llegado.

Usé papel de trapo, y el olor era el de la tinta China, Hoja de oro.

Tengo mucho cuidado cuando uso abundante color, pero el azul me intoxica.”

 

     En respuesta a mi correo:

 

        “Arturo, amigo mío,  ya tengo en mis manos las maravillosa estructura

 armónica que has realizado, el lapislázuli aún fresco embarga mi

 estancia. No puedo decir nada, he quedado impactado, este nuevo

 trabajo tuyo rompe con todo lo que conocía de ti, de tu trabajo.

 Necesito tiempo para entender y llegar a leer tu comunicado.

 Te felicito, es una maravillosa abstracción y espero que me llegue la

 inspiración para lograr interpretar esos azules........”

    

 

        Hay un tríptico titulado Azul, de Joan Miró, donde muy claramente  consigue plasmar aquello que buscaba expresar cuando empezaba a pintar “Toda inspiración está en la naturaleza”. Ese azul evocaba el Mediterráneo que divisaba cada día desde su casa-estudio de Mallorca donde llevaba viviendo desde 1956, después de cinco años había condensado la esencia del Mediterráneo, el azul intenso y luminoso y lo había expresado a través de la reducción, su máximo anhelo, que no es ni más ni menos que el afán de toda la Vanguardia. Esta síntesis hace palpable la esencia de la naturaleza y hace que su obra vaya directa al corazón, a la sin razón al sentimiento y hace que nos quedemos sin habla. En su obra este catalán logró crear el absoluto de la naturaleza sin ninguna referencia figurativa a ésta, justo lo que tenía ante mí, pues en la obra de mi amigo desaparece toda figuración, “deconstruye” como a él mismo le gusta definir sus abstracciones y así nos muestra el infinito desde su forma de crear tan íntima y personal.

    Ya poco mas me queda que medir en la obra de Arturo, dejo a un lado mi compás armónico. Sí, lo había usado y había osado medir su obra, necesitaba saber como pudo lograr concebir y crear aquella estructura, era un primer paso para comprender aquello que debía estudiar, no solo me bastaba amarla, quería abrirla y ver su contenido mas profundo, meterme en sus entrañas era muy importante para saber de que forma le dio vida a ese ser que se replegaba en mis manos.

     Estaba abierto ante mí un mundo de fantasía, él, mi amigo mi compa que recordando sus días de vacaciones este verano en el pequeño pueblo de Calnegre a la orilla del Mediterráneo, como hiciera en su día Miró, despliega ante mí la síntesis del lapislázuli, de la obra de Miró y sobre todo del amor por la poesía del color y la forma, expresada todo ello en un intenso y profundo matiz que lejos de emborracharlo lo intoxica, él siempre va mas allá…

    Ya comprendo porqué podemos mirar la obra desde cualquier posición, el mar puede ser visto desde todos lados, incluso desde dentro, y por su puesto no es plano, va cambiando su forma según va muriendo, según va naciendo y según va creciendo. El mar es único e irrepetible, pero siempre es el mismo, su luz nunca es idéntica, pero siempre nos recuerda semejantes situaciones y percepciones.

    Poseo un trozo del mar, de los mares, con su olor y su fragancia, con su sonido al desdoblar sus hojas de papel de trapo como si fueran olas rompiendo en el acantilado y con su textura fría unas veces, suave otras e hiriente en algunas gélidas noches de invierno.

 







Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:

http://1960juanas.blogspot.com.es/  
  http://1960juanas.blogspot.com.es/

http://grabadojuanas.artelista.com/
http://librodeartista.ning.com/profile/JUANANTONIOSANCHEZHERNADEZ
 
Publicidad  
   
Hoy habia 17864 visitantes¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=